Mi no tan aburrida introducción que no has de saltarte.

 

 

Ya van unos cuantos años enseñando el idioma. Durante este tiempo no hubo una sola semana en la que no investigara acerca de las mejores técnicas y métodos para enseñar y aprender inglés u otros idiomas. Digo esto para que tengáis un poco de trasfondo a la hora de leer este artículo. Todo lo que leeréis en este texto ha sido probado y comprobado durante años en muchos contextos: clase grande, clase pequeña y sobre todo mi territorio favorito: clases One-on-One.

Digo que es mi territorio favorito porque aquí es donde puedo jugar, creando cursos a medida para cada alumno y seguir muy de cerca el progreso de todos y cada uno. Una clase está genial, pero no permite tener tanto terreno para experimentar y pulir las técnicas de enseñanza.

Hay muchas cosas que se llaman erróneamente métodos. Suele ser algo como:

Mira muchas, muchas series y aprenderás inglés.

o

Nuestras audio-lecciones es todo lo que necesitas para aprender inglés.

O el peor de todos (por engañoso):

Ven y aprende inglés tan sólo hablando con nuestros profesores nativos

¿Que por qué es el peor? Porque es publicidad que se aprovecha de que la gramática y la escritura no son SEXY. Así que ven, habla, no hagas demasiado esfuerzo y aprende. ¿Os suena eso de que “si algo es demasiado bueno para ser verdad..”?

Resumiendo:

Cualquier sistema que te proponga la idea de que centrándote en un sólo aspecto aprenderás el total del idioma, es incorrecto. La gramática (Grammar), la expresión escrita (Writing), la expresión oral (Speaking), la comprensión oral (Listening) son partes indispensables del proceso y se tienen que aprender JUNTOS.

 

Hay muy buenas herramientas para aprender vocabulario, como sería el caso de Memrise, o para ir construyendo oraciones desde lo más básico, como Duolingo. Pero todas ellas son precisamente eso: herramientas. No conforman, a mi juicio, un sistema de aprendizaje en sí mismo, sino que actúan como complemento de.

Cuando uno intenta aprender el idioma, por ejemplo con las series por disgusto a la gramática, lo curioso es que tendrá que aprender las normas de todas maneras. Al no estudiar las explicaciones probadas por los profesionales, tendrá que conseguir sus propias explicaciones a partir de lo que ve en la pantalla. Como es lógico, no serán las adecuadas, lo cual hace que el aprendizaje siga ocurriendo, pero a un ritmo 4, 5 o 6 veces más lento y sufrido. Innecesariamente.

Lo que propongo aquí, es un sistema que con 5-10 horas de dedicación a la semana os permita tener una buena soltura en inglés en cosa de 1 año. Obviamente si tenéis más tiempo que dedicar al estudio, el tiempo se acorta y viceversa.

Lo que he visto finalmente que funciona de verdad es crear una rutina de rotación entre todos estos recursos en un orden muy concreto. Permíteme que lo explique.

La premisa más importante de éste método es no desperdiciar ni un sólo recurso y no descuidar ninguno de los aspectos del idioma.

 

¿Es decir, que es malo que me ponga a escuchar la radio todo el día?

No es malo. Simplemente poco eficiente con el tiempo, cosa que pocos tenemos en exceso. Además cuanto más tardes en ver tu progreso, más te desmotivas.

 

 

 

Las 6 partes que tendrás que dominar para aprender inglés

 

La razón por la que quieres aprender inglés es para eliminar una barrera de comunicación. Y para llevar a cabo una acto de comunicación en un idioma necesitas lo siguiente:

  1. Tener una idea clara de la gramática, es decir las normas aproximadas que rigen el idioma y el vocabulario.
  2. Ser capaz de comprender un texto escrito
  3. Poder imitar la pronunciacion de las palabras y la entonación de un parlante inglés.
  4. Comprender un texto hablado
  5. Comunicarse por escrito
  6. Expresarse con claridad en una conversación.

La frase más común en mis clases es “No quiero mucha gramática, con hablar más o menos me conformo”

Analicemos la frase. ¿Qué significa exactamente “hablar más o menos”? Pues que sabes como construir la frase, que palabras usar, como pronunciarlas correctamente y todo eso son pensarlo durante más que una décima de segundo. Bueno… tampoco es para tanto.

 

Paso 1. Empecemos a trazar el plan de acción

No te me agobies (todavía). El paso numero uno es dedicar tiempo en tu agenda a cada una de esas habilidades. Vamos a imaginar que tienes 3 días a la semana, unas dos horas por día para dedicar al inglés. Así que tu rotación será en ciclos de dos semanas.

Semana 1:

  • Lunes: Reading.
  • Miércoles: Pronuciation.
  • Viernes: Listening.

Semana 2:

  • Lunes: Speaking (¿a que ese día ya te esta dando miedo? Luego te explico porque no debería).
  • Miércoles: Writing.
  • Viernes: Grammar.

Coge tu agenda. Apuntalo ahora.

Dentro de cada una de esas actividades, a su vez rotarás distintas actividades. Al igual que en el gimnasio el mismo músculo se tiene que trabajar desde varios ángulos para un entrenamiento completo y más rápido.



Paso 2. ¿Con qué material trabajo?

Compra una libreta.

Mejor si es tamaño A4. Divídela en secciones para cada una de las 6 partes. A la hora de usarla sigue una única premisa: todo lo que escribas en ella tienes que entenderlo perfectamente ahora y dentro de 6 meses. No seas perezoso. Sin la revisión no vas a llegar muy lejos y si a la hora de revisar no sabes que es lo que pone en la libreta, mal vamos.

Crea un curso personalizado en Memrise.

Hagas lo que hagas, vas a encontrar un montón de vocabulario todos los días que practiques. Claro, siempre puedes apuntar esas palabras en la libreta, pero si quieres saber la verdad, no sirve de mucho. Memrise convierte el repaso del vocabulario en un juego, algo mucho más divertido que estudiar una simple lista interminable. Además, puedes crear sub-apartados dentro del mismo curso, o directamente varios cursos. Puedes compartir esos cursos con tus amigos o compañeros de estudios.

¿De verdad que necesito eso de repasar?

Hablar un idioma es como tocar un instrumento musical. Al principio hasta dos notas sueltas cuestan, pero con el tiempo cualquiera puede convertirse en un músico. A base de repetir y repetir y repetir. Una cosa es que te enseñen un acorde, otra cosa muy distinta es ser capaz de usarlo cuando quieras. ¿La diferencia? Que requiere práctica.

Material para los días de Reading.

 

  1. Libros de lectura, adaptados para los estudiantes del inglés.El recurso más completo que conozco a día de hoy. Estos libros se editan por varias editoriales y ayudan muchísimo con el aprendizaje del inglés. No son nada caros y proporcionan material de lectura en abundancia. Más abajo os dejo una lista de libros, recopilados en niveles. Para los más nuevos en el idioma, recomiendo empezar por el nivel 0. Os será muy fácil empezar de ese modo y con el tiempo subiréis poco a poco de nivel en nivel. Para que os podáis hacer un poco la idea del nivel que deberíais conseguir, seguir el siguiente criterio:

    Graded Readers level 1
     – Nivel pre-A1, Inglés Básico
    Graded Readers level 2 – Nivel A1, Inglés Básico
    Graded Readers level 3 – Nivel A2, Inglés Pre-intermedio
    Graded Readers level 4 – Nivel B1, Inglés Intermedio-Bajo
    Graded Readers level 5 – Nivel B2, Inglés Intermedio-Alto
    Graded Readers level 6 – Nivel C1, Inglés Avanzado
    Podéis encontrar todos los niveles de inglés explicado en este post.
  2. Read Theory
    Esta web proporciona una gran cantidad de textos y ejercicios de comprensión. Se creó por un grupo de educadores de bastante alto nivel. Al registraros tendréis que responder unas 10 preguntas lo mejor que podáis (sin preocuparos demasiado en caso de que algún texto escape vuestras habilidades) y el sistema os asignará un nivel y os enfrentaréis a infinitos pasajes con sus correspondientes preguntas. Es gratis y una vez más, no os quedaréis sin material en un futuro inmediato.
  3. My English Pages
    En esta página también encontraréis textos con preguntas de comprensión. Todo gratis y sencillamente organizado.
  4. Páginas de noticias.
  5. Busca material que se ajuste a tus intereses.
    Internet esta lleno de todo tipo de blogs, revistas, foros y un largo etcétera. ¡Simplemente usa Google para encontrar aquello que te motive!

 

Material para días de Listening.

 

Suele asustar un poco si no tienes a alguien que te guíe. Pero ese susto viene de la impresión que vamos a quedarnos mirando al infinito sin entender nada con cero provecho sacado de la actividad, sobre todo los principiantes. Para evitar ese bloque sigue las siguientes indicaciones:

  • No intentes comprender el 100% del audio. Con el tiempo el porcentaje de lo comprendido aumentará, pero al principio apunta a un 20% de comprensión aproximadamente.
  • Primero, escucha el audio un par de veces procurando entender tanto como te sea posible. Repito, no pasa nada si no te enteras de todo.
  • Segundo, accede a la transcripción del audio y asegúrate de comprender absolutamente todo: busca las palabras en el diccionario.
  • Tercero, escucha el audio de nuevo tantas veces como te sea necesario para que, sin tener el texto delante, consigas oír todo lo que leíste anteriormente. Aquí es realmente donde se crea el progreso, cuando tu cerebro empieza a asociar las palabras que has leído y los sonidos que estas oyendo.

 

  1. Los podcast creados para aprender inglés.
    Anteriormente ya he revisado una serie de podcasts que considero entre los mejores para aprender inglés. Puedes encontrar desde podcasts creados para los más nuevos en el idioma y hasta aquellos enfocados a los aventureros que quieran aprender cada pequeño detalle del idioma.
    Lo bueno es que los hay en abundancia y de todos los tipos y colores.
  2. YouTube.
    Esta lleno de vídeos sobre todos los temas existentes y por existir. Al igual que entre los podcasts, existen canales dedicados a la enseñanza del inglés. Seguramente en el futuro haga un post con el mejor material que se pueda conseguir en YouTube, pero estoy seguro que no os va a ser difícil encontrar  el suficiente material para empezar.
  3. TedTalks.
    Aunque para usuarios algo más avanzados esta web está llena de vídeos super-interesantes de todas las temáticas habidas y por haber. Cada vídeo trae subtitulos en infinidad de idiomas, entre ellos inglés y español. Nos permite analizar el texto con tranquilidad en la transcripción, ver el vídeo y hacer oído. Es todo un tesoro para los que quieren aprender inglés.
  4. Audio-libros.
    Todos los libros para estudiantes que he mencionado en el material para “Reading” traen audios consigo. Una vez leído el libro, el audio puede ser usado para mejorar el oído.
  5. BBC Radio.
    Esta opción también es para estudiantes con al menos nivel intermedio-alto.
  6. Series y películas.
    Se ha puesto muy de moda últimamente. Especialmente con la llegada a España de Netflix, que permite cambiar entre los idiomas español e inglés en audio y subtitulo.

 

Material para días de Writing.

 

¿Pero de verdad necesito practicar writing? No voy a presentarme a ningún examen.

No tiene nada que ver. Cuando te pones a escribir es cuando puedes coger todo lo que has aprendido y volcarlo sobre el papel con tranquilidad y calma que una conversación no te ofrece. Puedo afirmar con toda seguridad que todo lo que aprendí de español, se lo debo a los ratos de lectura y de escritura sobre todo.

Si estás en una academia, escuela de idiomas o con un profesor particular este punto es relativamente fácil. Pero estudiando desde casa hay dos puntos que lo hacen difícil. ¿Qué escribo y quién me lo corrige?

Os presento – Italki!

En esta web podréis crear entradas en inglés y los usuarios nativos os corregirán vuestros escritos. Y vosotros podéis ayudar también a aquellos que busquen aprender español. Es una idea excelente, la verdad. Uno de mis alumnos – Paul, que también me esta ayudando con el proyecto de English Explained, utiliza con mucha frecuencia Italki e incluso en más de una ocasión hemos revisado los textos corregidos por lo usuarios de la web y aunque no siempre son la “crème de la crème”, es un punto de partida que no es sino un gran lujo para cualquiera que quiera aprender inglés desde casa. Cierto es, como ha mencionado Paul en varias ocasiones, que con el tiempo verás que algunas correcciones son mejores y otras no tanto. Pero si llegáis a percibir la diferencia, daros una palmadita en la espalda, porque significa que ya tenéis un buen nivel de inglés.

Material para días de Grammar.

Es curioso como la gente suele venir a mi con algo de rencor hacia el dichoso Grammar, pero suele desaparecer muy rápido si se practica con las demás partes del idioma. Porque de ese modo el estudio de la gramática os facilita la vida en todas las demás partes. Es inmediatamente útil y pasa de ser un engorro a ese momento que arroja claridad a las cosas.

  1. Duolingo
    Para los más principiantes os recomiendo empezar con esta aplicación. Empezaréis con algo de vocabulario, algo de construcción de frases y poco a poco se os irá introduciendo los conceptos gramaticales. Es una gran app, pero suele tener una “fecha de caducidad” bastante temprana. Es difícil tener versatilidad en cuanto a poder decidir por vuestra cuenta el aspecto que queráis practicar y la repetitividad puede aborrecer con rapidez. Por eso que recomiendo esto a modo de iniciación.
  2. El libro “English Grammar in Use
    El mejor libro de gramática de la historia y punto. Ponerse a estudiar inglés sólo con él es un error. Pero mezclalo en este método y ¡voilà! 100+ temas que poco a poco os irán explicando todo lo que necesitáis para alcanzar un inglés medio (el de verdad, no el del CV).
    Cada unidad se presenta con una página de teoría y otra de actividades. No hay un orden específico por lo que podéis abordarlo el libro como mejor os plazca. Incluso al final de cada apartado tenéis referencias a otros temas que afectan la unidad que estas haciendo y donde poder encontrar respuestas. Siempre tenéis las respuestas al final para comprobar lo bien que lo estás haciendo.Incluso por si quieres más practica para los ejercicios tienes un librito – English Grammar in Use Supplementary Exercises. De verdad, no podría recomendar nada mejor.
  3. Curso-ingles.com / Sherton English
    Estas webs están llenas de lecciones de gramática de todo tipo con las explicaciones en español. Tienes unos pocos ejercicios inclusive.
    Mi recomendación es usarlas más bien para consultas concretas. Son muy útiles, pero no pueden competir en absoluto con “English Grammar in Use

 

Material para días de “Pronunciation”.

 

Al principio recomiendo practicar un poco con los ejercicios de Duolingo que os pidan pronunciar en alto las palabras aprendidas. No es lo mejor que existe, pero os dará un comienzo sólido.

  1. WordReference.com
    Al buscar las palabras para, por ejemplo introducirlas en el curso de Memrise, siempre escuchad la pronunciación varias veces e intentad repetirla.
  2. Aprovecha el material de la sección del Listening.
    Cuando hayas terminado de escuchar el texto y hayas comprendido el contenido, intenta leer en voz alta el texto. Grábate mientras lo hagas para poder comparar luego tu pronunciación con la del audio.
  3. Profesor particular.
    En mis clases, la parte que más suele gustar a los alumnos es cuando nos sentamos a diseccionar la pronunciación del inglés letra a letra. Aunque eso muestra lo difícil que es adoptar un sonido parecido al nativo, también les muestra el camino. Y cuando sabes como hacer algo, no importa que sea difícil. Y siendo sincero, me resultaría muy difícil trasmitir la eficacia de esas clases a algún medio que no sea una directa interacción con el alumno. Tengo la idea de crear un curso de pronunciación, que cubra la pronunciación de los sonidos, sus diferencias del español, la entonación adecuada y práctica del “Connected Speech” (el culpable de que sea tan complicado comprender el inglés hablado). Pero me llevará tiempo.

 

Material para días de Speaking.

Esa es la parte que da miedo. Mucho miedo.

Aquí es donde todo lo que aprendes de las partes anteriores se junta en la parte más difícil.

¿Puedo posponer la práctica de Speaking hasta que domine un poco mejor el idioma?

¡NO! La peor parte del Speaking es el miedo que da empezar, no la práctica en sí. ¡No se te ocurra posponerlo!

Sé que parece muy complicado, si es que no imposible, conseguir alguna práctica de conversación en inglés sin un profesor. Pero es perfectamente posible gracias al intercambio de idiomas.

¿Pero cuál es el mejor?
Ninguno en particular. Usa los tres sitios hasta encontrar a la persona con la que te sientes cómodo y a gusto y que te ayude a aprender inglés mientras le enseñas el español.

  • Busca lugares que organicen el intercambio en persona.Es suficiente con una rápida búsqueda en Google para encontrar una gran variedad de sitios en tu ciudad que organicen ese tipo de encuentros. Al igual que con los intercambios on-line, visita varios lugares a poder ser en varias ocasiones para encontrar lo que más te conviene.

Paso 3. La manera correcta de organizar el estudio.

La productividad nunca es un accidente. Siempre es resultado del compromiso con la excelencia, planificación inteligente y esfuerzo concentrado 

Paul J. Meyer

 

¿Habéis intentado eso de no saltaros la dieta cuando son las 4 de la tarde y aún no habéis comido? Mal asunto.

Funciona exactamente igual (ahora lo entenderás) con los estudios.

La idea es que antes de empezar la semana te sientes y organices todos los días de estudio con las horas muy concretas para estudiar inglés. Y lo que es más importante – con las actividades específicas para cada día.

Este post es muy largo y la cantidad de información puede parecer bastante abrumadora. Del mismo modo, intentar decidir qué hacer cuando te sientas a estudiar también va a crear mucho estrés y algún que otro día, ese día que te pilla cansado, desanimado o las dos cosas a la vez, será la excusa perfecta para saltarte la hora. Pero cuando todo esta decidido de antemano y lo único que queda es sentarse a hacer lo que ya sabes cómo y cuándo – es mucho menos probable que te agobies hasta explotar.






[dt_fancy_separator separator_style=”dotted”]

 

Me gustaría compartir contigo un ejemplo real de cómo se organiza uno de mis alumnos, para que veas que es muy sencillo, y una vez establecido el sistema sólo resta seguirlo.

Básicamente creo un horario semanal y un planning diario, que me permite saber qué hacer en cada momento. Las tareas las tengo explicadas al máximo, como para tontos, en cada una tengo una nota desplegable con las instrucciones acerca de cómo realizar la tarea. De tal forma que simplemente me pongo y la hago.

Por ejemplo, los pasos de uno de mis listenings de TED:

1.- Escucho el audio. Califico más o menos qué tanto por cien he entendido.

2.- Leo la transcripción por encima, sólo para identificar palabras y expresiones nuevas. Y las subrayo.

3.- Busco las palabras.Las anoto en una lista que irá a parar a Memrise cuando toque esa tarea.

4.- Releo el texto. Ahora tratando de entenderlo todo.

5.- Vuelvo al audio 2 veces: la 1ª leyendo el texto y la segunda sin texto.

6.- Escucho hasta que puedo separar las palabras al menos en un 75-80% del audio.

Aparte de esto, también practico el listening en mis sesiones de Skype con nativos, obvio. Otras veces, veo en Youtube documentales de la BBC, etc. Al principio tenía todas las tareas separadas y muy bien especificadas, pero conforme voy ganando facilidad en el lenguaje, puedo unificar algunas tareas. Por ejemplo, ahora aprovecho algunas de mis sesiones en Skype para corregir textos escritos con mis compañeros nativos. A veces también les leo en voz alta esos escritos al mismo tiempo, y ellos me ayudan a pulir la pronunciación, etc. Cuando hago un listening con transcripción también ahí estoy repasando reading… La principal ventaja de la rotación, aparte de hacerlo más ameno, es que te hace sentir que tu proceso de aprendizaje está vivo.