De todos los consejos para aprender inglés que se suelen dar, los más importantes son aquellos que te encaminan bien. De poco sirve ser un gran corredor si no te conoces el camino.

Yo hago clases one-to-one, trabajo muy íntimamente con mis alumnos, por lo que tengo un control muy preciso en cuanto a su evolución. Y para ello he creado un concepto que considero una parte esencial del proceso de enseñanza – “gestión de expectativas”. Lo cual, en esencia, es asegurarme que el alumno sepa como será el proceso antes de pisar el terreno desconocido.

En este articulo voy a resumir los puntos más comunes que surgen con mis alumnos. ¡Recuerda compartir esta información con tus amigos y compañeros de clase!



 

[dt_fancy_title title=”Los 7 mejores consejos para aprender inglés” title_size=”h2″ title_color=”title”]

 

1| Ten muy presente el porqué.

Antes de tan siquiera empezar a estudiar, tómate un tiempo para pensar bien en la razón por la que decides embarcarte en la aventura. Hay dos maneras de aprender inglés cuando no se tiene la opción de mudarse durante unos meses o años a un país de habla inglesa:

  1. Dedicando 6-7 (o más) horas diarias, modo B.E.S.T.I.A durante un año aproximadamente. Éste sería el caso ideal, pero lamentablemente no todo el mundo es capaz de mantener tal compromiso. Ya sea por el trabajo, la familia u otros tantos impedimentos.
  2. Dedicando 6-10 horas semanales, de 2 a 4 años hasta una fluidez sin necesidad de pensar mucho en el idioma, sino en las ideas que quieras trasmitir (puede ser mucho menos de 4 años, pero muchos no somos tan disciplinados como para no saltarnos ni una sola sesión, así que prefiero echarle más tiempo a la aproximación).

Ambos tienen un cosa en común: requieren mucha fuerza de voluntad. Y es prácticamente imposible verter tanto esfuerzo en algo si no existe una razón tangible, deseada y alcanzable. Algo que absolutamente todos los que hemos tenido que estudiar un idiomas conocemos muy bien, es la sensación de dar vueltas sin rumbo. Eso, tarde o temprano, acaba por desanimarnos. Por lo que hace falta, y aquí me repito (mucho),  una razón muy clara del porqué. Y ya que me sacáis el tema, eso nos lleva al punto 2.

2|  No lo hagas por el dinero.

Es una manera de hablar. La razón por la que tanta gente se ha visto forzada a aprender el idioma en primer lugar, es por los beneficios que aporta: en el currículum, para el ascenso en la empresa, los estudios y un largo etcétera. No creo que quede mucha gente que haya que convencer de eso. Pero al igual que con cualquier cosa que sea a largo plazo (gimnasio, empezar un negocio, hacer dieta..), estudiar inglés solamente por los beneficios materiales es una buena receta para no conseguirlo.

Además de direccionarte hacia un futuro profesional más agradable, exísten múltiples y poderosas razonesesconde inmensas cantidades de material cultural que de no hablar inglés, no es accesible. Piensa en cualquier hobby que tengas, cualquier pasión. En el Internet anglosajón es donde vas a encontrar la mayor comunidad para cualquier cosa. Simplemente porque es el lugar de encuentro global sobre absolutamente todo. También piensa en lo que supone saber que efectivamente, has conseguido tachar de la lista de cosas por hacer, de una vez por todas “Aprender inglés”. Todo lo que podrás trabajar sobre tu personalidad y tus habilidades. El placer de saber desenvolverte cómodamente en un ambiente cosmopolita. Porque el puro beneficio material no es lo que nos mueve en realidad.

3| Ten muy claro que tendrás que trabajar para conseguirlo.

No, no vas a levantarte una mañana y de repente saber el idioma. ¿Esas horas de las que hemos hablado en el punto uno? Vas a tener que hacerlas. Escucho muy a menudo de la gente que “lleva años estudiando, pero no ve el progreso”, pero cuando pregunto por la cantidad de horas invertidas a la semana, es cuando sale la verdad a flote. Olvídate de los años o meses que llevas estudiando, dime las horas que inviertes. Porque es la única métrica fiable. Por lo que te recomiendo (y mucho) que te hagas un calendario con tus sesiones de estudio bien programadas y (¡sobre todo!) que las hagas inamovibles. Es decir, que un amigo te llame a tomar una caña no anule la sesión, ni la posponga. Porque en cuanto se empieza a hacer malabares con las sesiones de estudio, en cuanto sale el “lo haré cuando vea que tengo un rato”, es cuando empieza el declive hacia la dejadez y la desmotivación.

4| Y cuando digo “trabajar”, me refiero a PROACTIVAMENTE.

Ir a sentarte en una academia durante dos horas un par de veces a la semana no es suficiente. Incluso limitarte a hacer los deberes que te manden es poco. Para conseguir un progreso rápido (y así mantener la motivación) será necesario tomar iniciativa. Buscar tu propio material, que no tenga nada que ver con lo que hagas en clase. Investigar los sitios donde puedas hacer un intercambio de idiomas, ya sean bares o online. Practicar la gramática, leer en voz alta, revisar la gramática. Ah, la gramática. Hablando de eso.




5| Sí, tendrás que estudiar la gramática. Y cualquiera que te diga lo contrario, miente.

Hace no mucho más de una década se han empezado dejar de lado los métodos basados en el estudio desalmado de la gramática y todo acabó en un descomunal rebote en contra de todo lo que se predicaba. Y toda academia, escuela de idiomas, blog y canal de YouTube se pusieron a maldecir todo lo que tenga que ver con el estudio de la gramática y cualquier cosa que parezca lo más mínimamente aburrida. Y así tenes hoy día millones de personas que piensan que si una clase no parece una fiesta es que no es buena. Sí, es cierto que el “purismo” en el estudio de la gramática demostró ser poco efectivo. Pero lo que significa eso es que por una unidad entera a lo mejor se estudia un poquito sólo, pero es a cambio de que ese poquito te lo sepas de memoria. Estaría genial que pudiéramos aprender un idioma sin demasiado esfuerzo puesto en saber como funciona, pero no es posible.

6| Intenta juntarte con gente que este también estudiando.

Toda aventura es más amena si vas bien acompañado. Esta genial tener a alguien que vaya en la misma dirección. No es estrictamente necesario para nada, pero ayuda.

7| Ten presente tu meta a largo plazo.

Está bien eso de andar cuando en realidad sabes adonde vas. Y tu meta debería ser introducir el inglés en tu vida en forma de entretenimiento y seguir en contacto con él de aquí y para siempre. No llegar hasta el final del libro de texto. El libro es una meta a corto plazo, es un escalón, pero no debe de ser el final del camino, porque si no consigues que el idioma llegue a formar parte de tu día día, simplemente acabaras por olvidar gran parte de lo que estudiaste.

 

Estos son los consejos para aprender inglés que considero más valiosos y espero que os sean útiles.