Si por “gen para idiomas” entiendes esa habilidad innata con la que algunos afortunados nacieron, te aseguro que haces el ridículo. Escuché a alumnos mencionar este fenómeno de muchas maneras: “talento natural, facilidad para los idiomas… ” Deja que te explique porque todo eso es un sinsentido descomunal. 

El ingrediente de tu cocktail genético que te permite comprender, aprender y hablar idiomas ya está en tí, porque entiendes esto que estas leyendo ahora mismo. Así que ¡enhoranbuena!, tú también tienes ese “gen para los idiomas”, más o menos como cualquier otro ser humano que pisa este planeta sin trastornos graves de comunicación. Y no pienso ni siquiera entrar en el juego de intentar demostrarlo con datos científicos. Para tal locura prefiero ir al grano – 

¿Es o no es la habilidad de hablar varios idiomas una cuestión de “nacer con ello”?:

BIENVENIDO AL PLANETA TIERRA – UN PLANETA LLENO DE PERSONAS QUE HABLAN VARIOS IDIOMAS.

Es la realidad, amigo. Casi todo el planeta habla una variedad de idiomas. Quebec, Suiza, Cataluña, países de la antigua URSS… tan sólo unos pocos ejemplos de sitios con varios idiomas oficiales. En toda Europa también es muy común tener un conocimiento avanzado de inglés.

En China todo el mundo aprende mandarín, pero en su casa los habitantes hablan “dialectos” que muchos afirmarían que habrían de nombrarse mas bien como idiomas distintos. Y un gran numero de la población, incluso domina varios de esos dialectos.

En India es muy frecuente encontrarse con gente que habla más de 5 idiomas totalmente distintos entre sí.

La idea misma de que alguien puede nacer sin el potencial de convertirse en un políglota (o, como poco, llegar a una elevada fluidez al hablar un segundo idioma) es pura locura. De hecho para alguien nacido en Bruselas, la única manera de ser monolingüe, ¡es que desde la infancia se le escude de toda comunicación con el mundo exterior!.

El hecho de que un país monolingüe cree una población monolingüe, no tiene nada que ver con tu potencial para desarrollar la habilidad de hablar varios idiomas. 

En el debate de “talento vs trabajo” no hay ni un ápice de duda desde mi punto de vista profesional: tu ambiente social, el grado de necesidad, actitud y la cantidad del tiempo invertido determinarán el resultado. Y sobre todas esas cosas, como adulto que eres, tienes tú el control.

EN EL PAÍS DE LOS CIEGOS, EL TUERTO ES EL REY

Vas con tu amigo por la calle y se te acerca un inglés para preguntarte unas indicaciones. Mientras tú te dedicas a sudar la gota gorda para no desmayarte, tu amigo abre la boca y con total tranquilidad le recita la biblia en verso al pobre visitante, que se va pasmado en la dirección indicada. Inmediatamente maldices el fatídico gen que le ha tocado a tu compañero, pero que te eludió a tí.

Posiblemente el pobre nativo anglosajón acaba de escuchar la mayor burrada de su vida, pero con toda la presión que hay gracias a que asumimos ciegamente que “todos hablan inglés  bien, menos yo”, bajamos la cabeza y pedimos un “güiski” en el bar más cercano.

“Pero si llevo años estudiando…”

Primero, si tu amigo ha sido capaz de responder bien, o en este caso mejor de lo crees poder haberlo hecho tú, es porque invirtió más horas que tú. Tan simple como eso. No es cuestión de años, sino de horas. Porque yo llevo 5 años aprendiendo a tocar la guitarra – más o menos una hora al mes y maldita sea, sigo sin ser Slash…

 

Segundo, no te preocupes porque lleves años estudiando. Es normal. Es un proceso que lleva tiempo. Según un informe de la inteligencia americana, lleva alrededor de 4400 horas aprender con total fluidez un idioma. Así que a 20 horas semanales serán unos… ¡veinte años! (¡Hey, no te asustes! Te aseguro que la fluidez adecuada se alcanza muchísimo antes, pero eso en otro artículo).

YA, SÉ LO QUE DICES, PERO ES QUE UN AMIGO DE LA PRIMA DEL CUÑADO DE LA HERMANA DEL TÍO DE PARTE MATERNA DE MI PRIMO SEGUNDO…

He visto infinita publicidad centrada en elevar casi a la santidad a los políglotas (incluso un libro entero dedicado a ello, pero no me acuerdo del nombre), errores en Matrix, cuyos cerebros hay que diseccionar y estudiar para encontrar la receta de la genialidad. Pero en el fondo es una búsqueda de una excusa. La misma excusa que yo mismo he buscado a la hora de hacer la dieta o el deporte.(“es que ese tío adelgaza más fácilmente” o “¡necesito atiborrarme a azúcar para poder rendir!” son sólo algunas de las perlas que salieron por mi boca).

Todos tenemos problemas por el camino. Ciertas cosas dificultan un trayecto ya de por sí difícil. Es fácil caer en un método ineficaz y pasarte un año avanzando con extrema lentitud, o que te caiga un problema del cielo que te impida directamente dedicar el tiempo suficiente al estudio. Pero una vez más, eso no tiene nada que ver con tu potencial.

Algunos dieron con el método adecuado y lograron sentirse cómodos con un idioma. Y luego repitieron el proceso una o varias veces más. ¿Increíble?. Para nada. Aunque desde luego digno de celebrar.

EL COMPROMISO, NO EL TALENTO, ES LO QUE ROMPE LAS BARRERAS.

La vida no es fácil, pero cuando sabes que quieres el resultado, tarde o temprano habrá que dejar las excusas a un lado y apretar los dientes con paciencia.

El saber hablar varios idiomas es como todas las increíbles cosas de este mundo que han sido creadas por simples humanos con herramientas sencillas, pero con mucha dedicación. Que en realidad, es otra habilidad más que puedes entrenar a través de la constancia.

Busca maneras de hacer el proceso menos doloroso, un sistema bien estructurado para aprender vocabulario, gestionar la gramática, entrenar tu mente en la retención de información u otros aspectos de aprendizaje de un idioma. La pasión se puede alimentar, la determinación puede incentivarse y la concentración se aprende. Nada  de eso tiene que ver con tu ADN.

La visión de los políglotas como una especie de genios que “recogen” idiomas como un billete perdido paseando por un parque, es simplemente injusta para ambos bandos. Si alguien sabe hablar varios idiomas – se lo ha trabajado, no lo ha heredado. Y es desalentador para aquellos que todavía están en el camino, tener la percepción de esa visión equivocada.

Todos los aspectos del aprendizaje de idiomas se discutirán en esta web semanalmente, así que os invito a suscribiros al boletín y seguirnos en Facebook. ¡Siempre daré prioridad a lo más preguntado en los comentarios, así que vuestras sugerencias son más que bienvenidas!.