¿Hay vida después del suspenso?