No importa si acabas de empezar de cero, si estás retomando los estudios recientes o no tan recientes o si has decidido aceptar el reto de alcanzar nuevas cimas en Business English, por ejemplo. Todas estas metas tienen una cosa en común: que sin un plan de estudios se vuelven muy pero que muy frustrantes.

¿Por qué necesito un plan?

Principalmente existen cuatro razones para dedicarle nuestro preciado tiempo a elaborar una rutina y un plan. Aquellos que han dedicado tiempo a tareas difíciles con beneficios a largo plazo sabrán de lo que hablo.

1. Te mantiene en el camino en momentos de frustración. Por el camino te encontrarás con momentos de frustración. Viene en el pack con la decisión de ponerse a aprender inglés. Y en ese momento si tus estudios no están condicionados por una rutina preparada, es casi demasiado fácil entrar en la dejadez.

2. Te impide andar en círculos. Sin un camino marcado, y estoy seguro de que más de uno habéis caído en esa trampa, acabas dando vueltas sobre el mismo sitio sin avanzar en ninguna dirección en particular.

3. Motivación. Cuando la tarea tiene un principio y un final bien marcados, es muchísimo más fácil. Recuerda que aprender el inglés es una tarea a largo plazo, por lo que tienes que asegurarte de que la tarea sea fácilmente llevadera a largo plazo.

4.Con una rutina organizada es posible seguir tu progreso. Cuando uno lleva meses estudiando y no siente el progreso, llega la desesperación. En caso del gimnasio puedes ver el cambio en tu propio cuerpo, e incluso entonces necesitamos la ayuda de la báscula! Pero en un idioma… Todo es intangible. Has de establecer las metas primero para saber en qué parámetro exactamente has de juzgar tu progreso.

¿Entonces, por donde empiezo?

  • Lo primero es saber exactamente la cantidad de tiempo que estás dispuesto a invertir en tus estudios. Llegar a una fluidez decente en inglés lleva aproximadamente unas 1000 horas, por lo que tienes que hacer un balance entre el tiempo disponible que tengas y el tiempo que quieres tardar en alcanzar la meta. Así que si necesitas sacarte un B2 en un año, tienes una media de 20 horas que tendrás que invertir a la semana. Si ya estás en un nivel B1, supongamos que te quedan unas 400 horas de práctica. Necesitarás unas 8 horas semanales.
  • Establece un horario fijo e inamovible. Definitivamente, despues de muchos años de experiencia puedo asegurar que estudiar “cuando tenga un rato” no funciona. Por poco que sea el tiempo que puedas dedicar al estudio de inglés, crea un espacio en el que tu estudio sea la total y absoluta prioridad.
  • En ese horario, define con exactitud el tipo de actividades que vas a hacer. Si tienes que hacer deberes, dedica una hora a los deberes. Y media hora para practicar el listening. Hazlo de manera que cuando te sientes a estudiar, no tengas que decidir nada. Que todo esté establecido de antemano. Psicológicamente es mucho más fácil hacer algo si sabes el qué, el cuando y el cómo. Requiere menos desgaste de la fuerza de voluntad, la cual queremos salvaguardar para el estudio en sí.
  • Entiende, que tu misión es sentarte a cumplir con tu horario y las actividades que te hayas propuesto, no sacar X rentabilidad de esas horas. La idea de tener que ser productivo es abrumadora y supone mucha presión sobre el alumno. Por lo que si te presionas por tener que ser productivo, acabas siendo menos productivo. La ironía de la vida.
  • Prepara un plan B para cuando estés demasiado cansado para actividades exigentes, como la gramática o el writing.

Aquí tienes algunos ejemplos de rutinas que utilizan algunos de mis alumnos:

-Alumno 1: 2 horas semanales de clases particulares + 3 horas para deberes.

Lunes: clase 9-11 am.

Martes:
15 min Memrise (el curso con las palabras aprendidas durante la clase).
30 min deberes.
15 min Memrise (verbos irregulares).

Miércoles:
30 min reading ( lectura + introducir las palabras descubiertas en el curso Memrise).
30 min listening + writing (me gusta mezclar estas dos actividades).

Viernes:
15 min Memrise.
30 min para terminar deberes y en caso de no haber, reading.
15 min listening light.

-Alumno 2: clases de 2 horas semanales + 4 horas para deberes.

Lunes:
15 min Memrise.
30 min para terminar deberes y en caso de no haber, reading.
15 min listening light.

Martes:
2 horas de clase particular.

Miércoles:
15 min Memrise (el curso con las palabras aprendidas durante la clase).
30 min deberes.
15 min Memrise (verbos irregulares).

Jueves:
2 horas de clase particular.

Viernes:
30 min listening + writing.
30 min reading.
30 min Memrise.
15 min buscar una canción y leer la letra.
15 min Memrise (verbos irregulares).

Espero que esto os ayude con vuestro plan de estudios. Como siempre, recordad compartir si os ha gustado el artículo y creéis que vuestros amigos pueden beneficiarse de la información. ¡Hasta pronto!.